¿Curriculums que mienten?

Todos sabemos que actualmente en nuestro país es un poco complicado encontrar trabajo, sobre todo si no se cuenta con las competencias y conocimientos que cada puesto requiere y que cada día son más altas.

En México, alrededor de 2.5 millones de personas están desempleadas y más de 3.7 millones se subemplean, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). En México, una encuesta del portal laboral Trabajando.com entre 2,700 personas, encontró que el 48% reconoce haber mentido en su currículo en algún momento. Un 22% mintió en el manejo de idiomas, otro 16% en lugares donde nunca trabajó, y el 7% en cuestión de cursos. Otro 7% se atrevió a agregar una carrera que jamás estudió.

 

¿Quién miente más?

Según el informe de TalentWise, dice que los jóvenes son más propensos a tomar riesgos y tratan de compensar la falta de conocimientos  experiencia en el mercado laboral dándole una “maquillada” a su Curriculum. En cambio un profesionista adulto (40-50 años), “maquilla” su Curriculum en paquetería y software, además de que ellos no saben redactar un Curriculum que sea breve y atractivo ya que al estar varios años en una empresa no tenían esa necesidad.

¿Cuáles son las mayores mentiras en un Curriculum?

1.Permanencia en las empresas. Suelen alterar este dato inflándolo, cuando son personas normalmente inestables y que no duran más allá de 6 meses en cada empresa.

 2. Diplomas. Falsean títulos que no poseen, o solo son egresados de una carrera.

3. Competencias. Dicen contar con experiencia en funciones que realmente no tienen.

4. Idiomas. Señalan hablar 20%, escribir 35% y leer un 50% en inglés, pero apenas superan un “hello, how are you?”.

5. Experiencia “marketeada”. Usar términos técnicos como experiencia, generando siglas que no existen pero impresionan una barbaridad. Por ejemplo, experto en bases NH25.

6. Estado Civil. Dicen estar solteros o solteras, pero luego se sabe que están en medio una separación, o tienen dos frentes y con pensión en trámite para los hijos.

8. Empleo actual. No muestran claramente que están sin empleo. Para tal efecto dicen “desde 1999 hasta la actualidad”, pero fueron despedidos hace meses.

9. Logros. Es muy común ahora que un profesional muestre logros, pero en algunos casos exagerando realizaciones y cifras, o adjudicándose todos los méritos. Por ejemplo: “Desarrollé e implementé nuevo plan de atención al cliente, mejorando los índices de satisfacción en un 35%”, siendo que un trabajo donde más gente intervino o que incluso lo realizo todo y se adjudica ese logro.

10. Edad. En algunos casos se entregan antecedentes con edades falsas, sobre todo para quienes cumplen los 40 años.

11. Foto. Cuando se solicita que se incorpore al currículo una foto, suele incluirse alguna donde el postulante se ve más joven de lo que es.

12. Referencias. Suelen incluir el nombre de algunas personalidades con rimbombantes nombres, imposibles de ubicar por cualquier medio, pero que, de lograrlo, ya están debidamente adoctrinados de lo que deben decir.

 

¿Y qué pasa si logran entrar a la empresa?

 Siempre suelo decir que un título, un diploma, un certificado, no vale nada, si no eres capaz de sustentar los conocimientos que este ampara, y cada día estoy más convencida de que es 100% aplicable en las empresas.

Normalmente los reclutadores cuentan con varias herramientas para detectar a los mentirosos, herramientas algunas tan simples como preguntar de diversas formas y momentos una misma situación, con la idea de que el postulante caiga en su propia mentira contradiciéndose, o si hablamos de idiomas, pueden solicitarle que la entrevista sea en alguno de los idiomas que puso en su solicitud, o si es en alguna herramienta de software, alguna prueba en ese momento, herramientas hay muchas, cual usen los reclutadores dependerá del puesto que se requiera.

 Cuando un postulante miente y logra convencer al reclutador, si bien obtiene el empleo, será solo de forma temporal, ya que al no poder sustentar los conocimientos y  habilidades que se dijeron tener, suelen normalmente comenzara sentirse frustrados, el equipo con el que les toque trabajar comenzara a quejarse de que la persona es totalmente improductiva  muchas veces incluso hasta conflictiva. La empresa pierde tiempo y dinero, ya que seguramente este individuo paso por un proceso de inducción, y por lo menos de dos a tres meses laborando, antes de tomar la decisión de despedirlo

 Cuando solicitemos un puesto seamos sinceros con nuestros conocimientos y capacidades, recordemos que si nos caen en una mentira, nuestra carrera profesional puede venirse abajo, ya que muchas empresas son solidarias entre ellas y boletinan a la gente, evitando así que otra empresa pierda tiempo entrevistando a un “mentiroso”.  Si no tienes el conocimiento pero si las ganas, solo admítelo, muchas empresas valoran más de lo que crees la honestidad, y prefieren invertir en capacitarte porque saben que no mientes a dejarte ir, hemos dejado a un lado los valores, pero las empresas los están retomando y la honestidad es una de ellas, así que en ella tienes un buen punto de partida para solicitar un trabajo.

Hasta la próxima!

Sigueme en Twitter: @Mit_Rangel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s