¿Curriculums que mienten?

Todos sabemos que actualmente en nuestro país es un poco complicado encontrar trabajo, sobre todo si no se cuenta con las competencias y conocimientos que cada puesto requiere y que cada día son más altas.

En México, alrededor de 2.5 millones de personas están desempleadas y más de 3.7 millones se subemplean, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). En México, una encuesta del portal laboral Trabajando.com entre 2,700 personas, encontró que el 48% reconoce haber mentido en su currículo en algún momento. Un 22% mintió en el manejo de idiomas, otro 16% en lugares donde nunca trabajó, y el 7% en cuestión de cursos. Otro 7% se atrevió a agregar una carrera que jamás estudió.

 

¿Quién miente más?

Según el informe de TalentWise, dice que los jóvenes son más propensos a tomar riesgos y tratan de compensar la falta de conocimientos  experiencia en el mercado laboral dándole una “maquillada” a su Curriculum. En cambio un profesionista adulto (40-50 años), “maquilla” su Curriculum en paquetería y software, además de que ellos no saben redactar un Curriculum que sea breve y atractivo ya que al estar varios años en una empresa no tenían esa necesidad.

¿Cuáles son las mayores mentiras en un Curriculum?

1.Permanencia en las empresas. Suelen alterar este dato inflándolo, cuando son personas normalmente inestables y que no duran más allá de 6 meses en cada empresa.

 2. Diplomas. Falsean títulos que no poseen, o solo son egresados de una carrera.

3. Competencias. Dicen contar con experiencia en funciones que realmente no tienen.

4. Idiomas. Señalan hablar 20%, escribir 35% y leer un 50% en inglés, pero apenas superan un “hello, how are you?”.

5. Experiencia “marketeada”. Usar términos técnicos como experiencia, generando siglas que no existen pero impresionan una barbaridad. Por ejemplo, experto en bases NH25.

6. Estado Civil. Dicen estar solteros o solteras, pero luego se sabe que están en medio una separación, o tienen dos frentes y con pensión en trámite para los hijos.

8. Empleo actual. No muestran claramente que están sin empleo. Para tal efecto dicen “desde 1999 hasta la actualidad”, pero fueron despedidos hace meses.

9. Logros. Es muy común ahora que un profesional muestre logros, pero en algunos casos exagerando realizaciones y cifras, o adjudicándose todos los méritos. Por ejemplo: “Desarrollé e implementé nuevo plan de atención al cliente, mejorando los índices de satisfacción en un 35%”, siendo que un trabajo donde más gente intervino o que incluso lo realizo todo y se adjudica ese logro.

10. Edad. En algunos casos se entregan antecedentes con edades falsas, sobre todo para quienes cumplen los 40 años.

11. Foto. Cuando se solicita que se incorpore al currículo una foto, suele incluirse alguna donde el postulante se ve más joven de lo que es.

12. Referencias. Suelen incluir el nombre de algunas personalidades con rimbombantes nombres, imposibles de ubicar por cualquier medio, pero que, de lograrlo, ya están debidamente adoctrinados de lo que deben decir.

 

¿Y qué pasa si logran entrar a la empresa?

 Siempre suelo decir que un título, un diploma, un certificado, no vale nada, si no eres capaz de sustentar los conocimientos que este ampara, y cada día estoy más convencida de que es 100% aplicable en las empresas.

Normalmente los reclutadores cuentan con varias herramientas para detectar a los mentirosos, herramientas algunas tan simples como preguntar de diversas formas y momentos una misma situación, con la idea de que el postulante caiga en su propia mentira contradiciéndose, o si hablamos de idiomas, pueden solicitarle que la entrevista sea en alguno de los idiomas que puso en su solicitud, o si es en alguna herramienta de software, alguna prueba en ese momento, herramientas hay muchas, cual usen los reclutadores dependerá del puesto que se requiera.

 Cuando un postulante miente y logra convencer al reclutador, si bien obtiene el empleo, será solo de forma temporal, ya que al no poder sustentar los conocimientos y  habilidades que se dijeron tener, suelen normalmente comenzara sentirse frustrados, el equipo con el que les toque trabajar comenzara a quejarse de que la persona es totalmente improductiva  muchas veces incluso hasta conflictiva. La empresa pierde tiempo y dinero, ya que seguramente este individuo paso por un proceso de inducción, y por lo menos de dos a tres meses laborando, antes de tomar la decisión de despedirlo

 Cuando solicitemos un puesto seamos sinceros con nuestros conocimientos y capacidades, recordemos que si nos caen en una mentira, nuestra carrera profesional puede venirse abajo, ya que muchas empresas son solidarias entre ellas y boletinan a la gente, evitando así que otra empresa pierda tiempo entrevistando a un “mentiroso”.  Si no tienes el conocimiento pero si las ganas, solo admítelo, muchas empresas valoran más de lo que crees la honestidad, y prefieren invertir en capacitarte porque saben que no mientes a dejarte ir, hemos dejado a un lado los valores, pero las empresas los están retomando y la honestidad es una de ellas, así que en ella tienes un buen punto de partida para solicitar un trabajo.

Hasta la próxima!

Sigueme en Twitter: @Mit_Rangel

Anuncios

Alta Dirección: ¿Por qué los directores de empresa deben seguir preparándose?

En los negocios la necesidad de elegir se presenta todos los días, por eso una de las grandes cualidades de una persona es saber elegir.

 Alta Dirección es tomar decisiones y ejecutarlas, tener capacidad de liderazgo, conocimientos, información y competitividad, marcar líneas estratégicas a seguir. Se distingue de otros niveles administrativos por la relevancia y alcance de las decisiones, la importancia, naturaleza y autoridad de donde emana: es hacer referencia a los directivos con cargo más alto en una organización, entiéndase el presidente, el gerente general y los directores, un miembro del consejo de una empresa, el propietario, administrador único o consejo de administración, el presidente de conglomerados o el responsable de instituciones de servicios o gobierno.

 En el organigrama de las empresas,  el cargo más alto es el C.E.O. (siglas del anglicismo Chief Executive Officer) que en los países de habla hispana se denomina Presidente e informalmente “el Número 1″.

El liderazgo es una necesidad en la organización humana, no es un título, sino una consecuencia de la aceptación de los demás de quién es su líder, el que tiene la función clave de ganar presencia, por eso las empresas necesitan líderes.

Los prerrequisitos para ser reconocido como líder son: valores, capacidad y carácter. Entre los valores aceptados se encuentran la responsabilidad, compromiso, lealtad, justicia, humildad, integridad y fortaleza -guardar una actitud contra la adversidad-. La capacidad es el conocimiento adquirido con educación y experiencia.

El último prerrequisito: el carácter, se modela con la seguridad de conocer de lo que se habla, con firmeza ante temas complicados y al resolver problemas y con energía.

 La Alta Dirección requiere de una perspectiva de las prioridades y retos que se pueden presentar sobre diversos temas clave para el desempeño de las empresas

El Diplomado de Alta Dirección de IDEDIE está especialmente diseñado para contribuir al mejoramiento de estas habilidades:

  • Análisis
  • Diagnóstico
  • Trabajo en Equipo
  • Visión Estratégica
  • Búsqueda de alternativas de solución con sentido empresarial

Ya que la dirección de empresas es más un arte que una ciencia, lo invitamos a participar en nuestra nueva Generación del Diplomado en Alta Dirección, que dará inicio el día 06 de Octubre de 2012.

 Si desea más informes puede comunicarse al (594) 9 56 37 54, al e-mail contacto@idedie.com o visítenos en nuestra página www.idedie.com , en nuestras redes sociales www.facebook.com/idedie y Twitter: @IDEDIE

La importancia del clima laboral en una Pyme.

Muchas veces hemos escuchado hablar o más bien quejarse a muchas personas de tener un mal clima laboral, se quejan con amargura del lugar en donde trabajan. Son empleados que laboran en un ambiente difícil, pesado y, que si no fuera porque realmente necesitan el trabajo, preferirían otro empleo, debo confesar que en lo personal pocas veces he escuchado a alguien hablar bien de su lugar de trabajo y de lo bien que se siente de trabajar en esa empresa ya que son escuchados por su jefe, cuando existen dificultades o malentendidos, siempre se les puede buscar una solución porque está abierta la comunicación y el ambiente entre compañeros es bueno.

¿Pero que es el clima laboral? no es otra cosa el medio ambiente humano y físico en el que se desarrolla el trabajo cotidiano. La calidad de este clima influye directamente en la satisfacción de los trabajadores  y por lo tanto en la productividad.

Está relacionado con el “saber hacer” del directivo, con los comportamientos de las personas, con su manera de trabajar y de relacionarse, con su interacción con la empresa, con las máquinas que se utilizan y con la propia actividad de cada uno.

Es responsabilidad de la Alta Dirección, con su cultura y con sus sistemas de gestión, la que proporciona -o no- el terreno adecuado para un buen clima laboral, y forma parte de las políticas de personal y de recursos humanos la mejora de ese ambiente con el uso de técnicas precisas.

Mientras que un “buen clima” se orienta hacia los objetivos generales, un “mal clima” destruye el ambiente de trabajo ocasionando situaciones de conflicto y de bajo rendimiento. Para medir el clima laboral lo normal es utilizar escalas de evaluación.

La percepción que los empleados tienen del “ambiente”, es decir, la manera como ven el entorno interno de la empresa, es algo básicamente subjetivo, pero que, sin embargo, se siente y se percibe dentro de la empresa con repercusiones grupales en el rendimiento y en la productividad. ¿Recuerdas eso de que “cada quien habla de la feria como le va en ella”? Es lo mismo, en la empresa cada empleado habla de ella según se siente y según cree que le va.

Y… ¿cuáles son los componentes del clima organizacional?

 Comportamientos individuales y de grupo

Este aspecto se refiere a las conductas que tienen los empleados dentro de la empresa. En este componente se enfatiza la manera como el individuo se relaciona dentro de la empresa con sus compañeros de trabajo, en función de sus valores, actitudes, intereses, nivel jerárquico, motivaciones, etc. Los comportamientos son resultado de: Aspectos individuales como las actitudes, percepciones, personalidad, valores, y nivel de estrés de las personas.

Aspectos de motivación como las necesidades, los esfuerzos, los motivos, etc., aspectos de liderazgo como el estilo, el manejo del poder, las políticas, etcétera. La manera en que los empleados ven la realidad y la interpretan es un proceso circular en que los resultados en la empresa confirma su percepción.

  1. La estructura de la organización

Es la manera como está configurada formalmente la empresa. La estructura de la empresa modifica el clima laboral ya que, por ejemplo, es diferente trabajar en una organización con muchos niveles jerárquicos que en una organización más simple como lo sería una pyme. El manejo que se hace de la autoridad formal también es un factor determinante en el tipo de ambiente que se siente en la empresa, por ejemplo, si los directivos son muy autoritarios, ello propicia un clima diferente del que se da con una autoridad participativa. Pero ojo, recuerden que en una misma empresa pueden existir varios climas organizacionales dependiendo de los departamentos, ya que cada uno tiene sus normas y jefes que pueden hacer un buen o mal clima. La interacción de las personas en el trabajo es quizá el aspecto que con menos objetividad se puede evaluar, pero es el que más influye en la percepción del clima que tienen los empleados.

  1. La estructura física de la empresa

Se refiere a aspectos concretos del edificio, disposición de las oficinas, mobiliario, ubicación geográfica del negocio dentro de la ciudad, facilidad de transporte, etc.      El ambiente físico conformado por elementos como la temperatura, el nivel de ruido, el tipo e intensidad de iluminación, pueden influir en el estado de ánimo de la persona que ejecuta su trabajo dentro de la empresa.  El espacio de trabajo que corresponde al lugar y área que tiene cada empleado para desarrollar su trabajo, también influyen en el clima. Aquí, es importante hacer hincapié en la privacidad que puede requerir un determinado tipo de trabajo, tengamos en cuenta también que si la persona tiene que trasladarse desde muy lejos a su lugar de trabajo y, además, le es difícil conseguir transporte, es casi seguro que llegará “de malas” a laborar y eso influirá negativamente en el clima de trabajo.

El clima en la empresa también repercute en la satisfacción que tienen los empleados en el trabajo, en la calidad de sus labores, en el logro de los objetivos individuales y grupales, en la cohesión del grupo, en la eficacia, eficiencia y adaptación de la organización, en las tasas de rotación y ausentismo, etcétera.

Cómo identificar el clima organizacional de tu empresa

Para evaluar el clima de una empresa existen varios métodos que un experto en el área realiza pero en la pymes es muy difícil contratarlos debido a los costos y a la baja o nula importancia que se le da a este tema, pero es muy importante que como dueño de una empresa conozcas algunos de los aspectos que se tienen que incluir en un estudio de clima.

El estilo de liderazgo, El espíritu de trabajo, los procesos de comunicación, los aspectos de toma de decisiones, Los procesos de control, El nivel de colaboración, La relación entre rendimiento y salario, El apoyo al trabajo de los empleados, El manejo de conflictos, El logro de los objetivos, La importancia que se da a la producción, El ambiente físico,  El nivel de satisfacción en general.

Es importante que tengas claros los aspectos que quieres evaluar, aunque, lo más común es que siempre se midan los siguientes cuatro, por lo menos, ya que te permitirán tener una imagen más clara del clima organizacional en tu empresa:

a)       El nivel de autonomía individual.

b)       El grado de estructura y obligaciones impuestas a los trabajadores por su puesto.

c)       El tipo y nivel de remuneración que la empresa da a sus empleados.

d)       La consideración, el agradecimiento y el apoyo que un empleado recibe de sus superiores.

Calidad de vida en el trabajo

La empresa es la gente que trabaja en ella. Si pensamos que la mayor parte de nuestro tiempo, durante la mayor parte de nuestra vida, la dedicamos a trabajar, conviene reflexionar sobre la calidad de vida que todos los trabajadores, de todos los niveles, dueños o empleados en un negocio tenemos en la empresa.

Los aspectos que todo empresario debe considerar para apoyar la calidad de vida de sus empleados en el trabajo son los siguientes:

Respeto y reconocimiento al trabajo del empleado

Respetar a un empleado significa entender cuál es su estilo personal para realizar el trabajo y permitirle ejecutarlo “a su manera”, siempre y cuando cumpla con los métodos y procedimientos y logre el objetivo para el cual fue contratado. Cuando las personas sienten que se reconoce y se respeta su trabajo, tienen una actitud positiva hacia la empresa, hacia su puesto, hacia sus compañeros, y si es el caso, hacia sus subordinados. Si, por el contrario, la persona siente que su trabajo no es tomado en cuenta; que si lo hace bien, nadie se fija, o mucho peor, que se le descalifica lo que hace, tomará una actitud negativa bajando la calidad de vida en el trabajo de él y de su grupo.

Apoyo para la capacitación de los empleados

Mantener actualizado y capacitado al personal es uno de los factores fundamentales para el desarrollo y sobrevivencia de la empresa. Además, promueve el que los trabajadores “se pongan la camiseta” y trabajen eficientemente y motivados, también es importante promover cursos cuyo contenido les permita reflexionar sobre su propia persona, sus valores, su sentido de vida, etc.., tener un programa permanente de capacitación es uno de los factores que más impactan en la calidad de vida en el trabajo.

Actividades extralaborales de carácter recreativo

Las tensiones propias del trabajo generan estrés en los empleados el cual repercute en su desempeño, ´por lo que se recomienda promover actividades extralaborales como organizar cursos de yoga, competencias deportivas, pequeñas reuniones para festejar un cumpleaños, etc.

Respeto al horario y descanso del trabajador

Este aspecto es de mucha importancia, es frecuente encontrar personas que ocupan sus horas de descanso para terminar “los pendientes” del día o de la semana. Entre más se utilicen las horas de trabajo para “descansar” y, las horas de descanso para “trabajar”, más se deteriora la calidad de vida en el trabajo; esto sin tomar en cuenta el deterioro de la vida familiar y personal del trabajador, por lo que es necesario efectuar un diagnóstico que nos indique si esto está ocurriendo por ineficiencia del trabajador, por mala distribución de las cargas de trabajo, o porque de verdad es excesiva la tarea.

El que una empresa favorezca o permita que sus trabajadores permanezcan más allá del horario laboral, genera entre otras situaciones: Ineficiencia, Espacios de tiempo muertos (dedican ese tiempo entre otras cosas a chismear, entre otras cosas)  y sentimientos de explotación.

Que debemos cuidar también…

El nivel económico. Es muy importante pagar sueldos competitivos en el mercado, en función del puesto que se desempeña. Cuando una empresa paga un sueldo adecuado a sus empleados en relación con el mercado, permite que éstos desarrollen su trabajo sin estar preocupados por buscar otros ingresos económicos ya que, si esto ocurre, bajan su rendimiento.

Seguridad social. Con este aspecto nos referimos a la importancia de contratar al empleado dentro de los lineamientos que señala la Ley y de proporcionarle al menos las prestaciones mínimas. Esto da seguridad y protección tanto al trabajador, como al mismo patrón.

Recursos materiales. En este aspecto es fundamental que el trabajador cuente con los instrumentos y el material necesario para poder desempeñar su trabajo. También es importante cuidar el ambiente físico en el que el trabajador debe ejecutar su tarea.

Apoyar el desarrollo laboral y personal del empleado. Es muy importante desarrollar a tu personal dentro de la empresa ya que entonces sienten posibilidades de crecimiento dentro de ella y se comprometerán mucho más con su trabajo.

Es también importante que estés al pendiente de tus empleados en cuanto a situaciones personales que puedan llegar a repercutir en la situación de trabajo.

La pregunta ahora es ¿Sabes cómo se encuentra el clima laboral en tu empresa?

Nos leemos pronto.

Sigueme en Twitter @Mit_Rangel

Steve Jobs: Muere un gran genio. (1955-2011)

 

Your time on this earth is limited, don’t live someone else’s life, live by your vision.”

 

Steve Jobs

  

Hace unas horas la noticia de que Steve Jobs, el gran genio detrás de Apple había fallecido a los 56 años de edad, corrío como polvora, provocando que las redes sociales como Facebook y Twitter no dejarán de hablar del tema recordando a este gran genio, aun aquellos que jamás han usado alguno de su productos se han mostrado sumamente conmovidos,  ya no digamos de la gente que sin duda alguna somos sus fans.

Odiado por muchos, amado por otros, sin duda alguna es una persona que nos deja un gran legado tanto de forma personal como profesional. El empresario, que luchaba contra un cáncer de páncreas, se encontraba bajo licencia en el cargo de CEO de Apple desde el 17 de enero de 2011, misma que terminó en agosto, cuando decidió renunciar.

Siempre he creído que si alguna vez llegara el día en que no pudiera satisfacer mis labores y expectativas como CEO de Apple, sería el primero en decírselos. Desafortunadamente, el día ha llegado“, dijo en esa ocasión a través de una carta dirigida a la comunidad tecnológica.

Días atrás se mostraron varias fotografías donde se veía sumamente demacrado, pero nos deja su legado más importante: Su obra.

 Hace unos años (2005) Jobs dió un memorable y emotivo discurso en la Universidad de Stanford, y es de las pocas veces que ha hablado de su vida privada. 

“Nadie quiere morir. Incluso la gente que quiere ir al cielo, no quiere morir para llegar allá. La muerte es el destino que todos compartimos. Nadie ha escapado de ella. Y es como debe ser porque la muerte es muy probable que sea la mejor invención de la vida”

 

Jobs estudio en la Reed College en Portland abandonando sus estudios seis meses más tarde, tras unas prácticas en la empresa Hewlett-Packard en Palo Alto, en 1974 Jobs fue contratado por Atari Inc. como diseñador de videojuegos, en aquel tiempo se unió al que sería su primer socio, el ingeniero Stephen Wozniak, en cuyo garaje crearon el Apple I, considerado el primer ordenador personal de la historia.

En 1976, con el dinero obtenido en la venta de su furgoneta Volkswagen, fundaron la empresa Apple Computer, con sede en el garaje de la familia Jobs. Steve Jobs eligió el nombre Apple como un recuerdo de los tiempos en que trabajaba en la recolección de su fruta favorita, la manzana.

En una de las entrevistas comentaba que le desagradaba la tipografía que en ese entonces se manejaba en las computadoras por lo que el decidió crear nuevas y estéticas tipografías para la computadora que él diseño, hombre carismático y muy expresivo, vendedor por naturaleza, solía subir a los escenarios de los eventos de Apple en Jeans y siempre finalizando con la frase “Hay un asunto más“.

Hoy la página de Apple cambio su portada en honor a su creador.

 La revista Fortune recapitulo los 54 “regalos! que dio este gran genio al mundo.

Un ejemplo, la memoria de la computadora Lisa de Apple de 1983 era de 1.7 MB, suficiente para una o dos fotos, y el costo… 10,000 dólares.

¿A qué se refiere la ‘i’? de iMac y de iPod? Cuando Steve Jobs presentó la iMac en 1998 dijo que la letra significa “Internet, individual, instrucción, información e inspiración”.

Jobs le compró Pixar a George Lucas por 10 millones de dólares en 1986. Veinte años después, Jobs vendió la compañía a Disney por 7,400 millones de dólares.

Hoy, Jobs posee 7.4% de Disney, lo que significa 4,500 millones de dólares, más del doble de lo que posee en Apple. (Fuente cnn expansión)

 

Y si alguno de ustedes desea dejarle sus condolencias o pensamientos pueden escribir a: rememberingsteve@apple.com

Cómo recuperarse después de un fracaso

Hola estimados lectores, les comparto este artículo, que lei hace algunos momentos y que crei prudente compartir, el autor de este artículo es Oscar Labra.

En un sistema comercial como el actual, basado en la competitividad, es imposible que todos alcancen el éxito. Mientras un grupo de empresas ostenta de sus positivos resultados y goza los beneficios financieros que ello acarrea, otras sufren al no alcanzar sus objetivos y ver cómo se despilfarran los recursos invertidos. Es el cara y sello del mercado, pero hay esperanzas, ya que un elemento común entre los actuales líderes ha sido experimentar en carne propia el fracaso.

El ejemplo más conocido en la actualidad es el del CEO de Apple y creador de Pixar, Steve Jobs, quien en 2005, durante una ceremonia de graduación en la Universidad de Stanford, EEUU, realizó un discurso recordado y usado como inspiración por empresarios de todo el mundo.
 
“Woz y yo creamos Apple en la cochera de mis padres cuando tenía 20 años. Trabajamos mucho, y en diez años creció de ser solo nosotros dos a una compañía valorada en 2 mil millones de dólares y 4.000 empleados. Hacía justo un año que habíamos lanzado nuestra mejor creación -el Macintosh-, y hacía poco que había cumplido los 30 y me despidieron ¿Cómo te pueden echar de la empresa que tú has creado? Lo que había sido el centro de toda mi vida adulta se había ido, y fue devastador. Realmente no supe qué hacer durante algunos meses. Fue un fracaso muy notorio, e incluso pensé en huir de Silicon Valley”, relató en aquella ocasión el destacado empresario, tratando de explicar su decepción.
 
“Pero algo comenzó a abrirse paso en mí, aún amaba lo que hacía -continuó-. El resultado de los acontecimientos en Apple no había cambiado eso ni un ápice. Había sido rechazado, pero aún estaba enamorado. Así que decidí comenzar de nuevo. No lo vi así entonces, pero resultó ser que el que me echaran de Apple fue lo mejor que jamás me pudo haber pasado. Había cambiado el peso del éxito por la ligereza de ser de nuevo un principiante, menos seguro de las cosas. Me liberó para entrar en uno de los periodos más creativos de mi vida”, dijo Jobs, tratando de convencerse que no habría alcanzado el éxito que hoy tiene, si no hubiese sido por sus fracasos.
 
Lo anterior tiene quizás una explicación alentadora tras una frase que se ha hecho conocida entre los más grandes empresarios; y es que “un fracaso puede convertirse en un escalón hacia el éxito”. La pregunta surge de forma automática: ¿Cómo puede una persona transformar esa mala experiencia en un éxito? O bien ¿cómo recuperarse después de un fracaso profesional?
 
Recuperándose del fracaso
Según Héctor Ramírez, jefe de Recursos Humano de Lan -elegida en 2008 como la mejor aerolínea de Latinoamérica- el primer paso tiene relación con entender el contexto de su fracaso. “En el mercado actual, la oferta es tan amplia que nadie resulta indispensable. Uno tiene que tener claro que si no haces bien las cosas, no estás al 100% comprometido, o respondiendo al desempeño que se espera, siempre va a haber alguien, o un grupo de personas más, que sí pueden cumplir con esas funciones”.
 
Lo segundo es aceptar su error: “Es necesario mirar hacia adentro y decir ¿qué me pasó?, no cumplí, perfecto, pero ¿por qué no cumplí? Lo importante es saber asumir la culpa y sacar las conclusiones que te puedan llevar a aprender de ese fracaso. No buscando responsables de forma desesperada, o tratar de ser víctima, sino que al contrario, aprender de lo que pasó, hacer una retrospección y saber cuáles son las brechas que tienes’, aconseja Ramírez.
 
En resumidas cuentas -dice- eso es lo que llevará, no solo al éxito profesional, sino también en el resto de la vida, “porque vas a poder manejar tus falencias, ansiedades. En ese sentido, creo que sí es importante vivir experiencias negativas, pero siempre y cuando puedan superar y aceptar las culpas propias”.
 
La idea es verlo, no como un fracaso en sí, sino como un objetivo mayor a superar. Esto tiene relación directa con un error que se repite de forma frecuente entre la mayoría de las personas, porque el fracaso es una forma de entender que se necesita un cambio, por pequeño que sea. Contrario de lo que muchos piensan, “es la persona la que debe amoldarse a las empresas y no estas últimas las que deben amoldarse a los trabajadores”, asegura Ramírez.
 
Por ello, la recomendación que el profesional da a esas personas que no quieren cambiar su forma de trabajo, es buscar una organización donde se sientan completamente cómodos, “porque eso también va a llevar a tener un buen desempeño y no fracasar nuevamente”.
 
Steve Jobs supo concluir su discurso en la Universidad de Stanford con una frase que resume todo: “Estoy bastante seguro de que nada de esto habría ocurrido si no me hubieran echado de Apple. Creo que fue una medicina horrible, pero supongo que el paciente la necesitaba. A veces, la vida te da en la cabeza con un ladrillo”.

“Gladiator” y algunas de sus lecciones.

Hoy durante una plática en un café, una colega me pidió mi opinión sobre algunas películas y me hizo recordar una película en particular de algunos años atrás llamada “Gladiador”, recordé una escena, que siempre me dio mucho para pensar.   

Al principio de la película, mientras el general Máximus revisa las tropas que se alistan para la batalla contra los germanos, su segundo al mando recrimina a un soldado, al que le había encargado adelantar las catapultas para aumentarles el alcance. “Déjenlas donde están.” contraordena el general. El oficial empieza a objetar, diciendo: “Pero las bajas a la caballería van a ser…” “ACEPTABLES.” le corta Máximus, dirigiéndole una dura mirada.

Admirable lección de actitud no creen?. Muchas veces nos olvidamos del hecho de que, en cualquier batalla que la vida nos involucra, inevitablemente habrá bajas, y que hay que aprendar a aceptarlas. Cuando desarrollas un equipo de trabajo, también tendrás bajas. Es inevitable, y debes aprender a considerarlas aceptables.

Los personajes aunque ahora son mostrados como ficción o aventura tienen grandes enseñanzas para nuestra vida, cada uno de ellos NO contó con la tecnología que hoy tenemos, pero si con la PASIÓN Y ENTREGA que hoy nos falta.

Ellos examinaron cada detalle de su entrenamiento, utilizaron lo que en su momento los hacían fuertes  interna y externa fueron herramientas que ellos utilizaron para vencer y cumplir SU propósito en la vida.

En esta película, este hombre, Maximus Décimos Meridius, después de cinco años de encabezar heroicas batallas del ejército romano contra los bárbaros germánicos, regresa a Roma en circunstancias adversas, no como el gran héroe, sino irónicamente llevado como un gladiador a pelear por su vida en el Coliseo, donde la gente quiere ver sangre, quiere ver muerte. Al entrar a la arena lo pusieron, con otros gladiadores, a luchar en contra de unos soldados romanos profesionales, bajo una consigna letal: “Suban y mueran con honor”, al entrar al Coliseo rápidamente toma el control de la situación y, utilizando inteligentes tácticas militares, les grita a los gladiadores que peleen juntos, que formen un círculo y se cubran las espaldas, defendiéndose y cuidándose el uno al otro. De esa manera, el enemigo no pudo atacarlos por ninguna parte, y terminan venciendo a los soldados profesionales que habían sido enviados a matarlos.

Esos luchadores que debieron haber muerto ese día dan un vuelco a la situación y, contra toda lógica y pronóstico, rompen la consigna de muerte que les habían anunciado y terminan conquistando, conservando su vida y ganándose el favor de la gente allí reunida, y todo debido a que un hombre supo que tenía que pelear en equipo y no a solas, no como hombres solitarios, sino cada quien defendiéndose y cuidándose unos a otros.

La escena antes descrita nos permite reflexionar que cuando existen hombres o mujeres que cuentan con convicciones firmes e integridad a toda prueba se gana el respeto de los demás. Destaca la importancia de trabajar en equipo, porque sólo de esta manera se pueden lograr los resultados que uno pretende.

Forma parte importante de las enseñanzas de esta película la estrategia que aplicó este grupo de personas, no sólo para salvar sus vidas, sino para ganarse el respeto de todos los asistentes.

En suma: la integridad, las convicciones, la confianza, el trabajo en equipo y la estrategia se convierten en elementos importantes para poder lograr todo aquello que nos proponemos.

Las lecciones de Gladiador pueden trasladarse y convertirse en un desafío para todo aquel que pretende ser un buen empresario, buen gobernante, buen estudiante, buen padre de familia o un buen ciudadano.

La sociedad en general deberíamos poner en práctica esas lecciones: actuar de manera organizada, trabajar en equipo, tener confianza e implementar las medidas necesarias que nos llevarán a ser personas altamente efectivas y exitosas en todos los ámbitos.

Nos leemos pronto.

Claves para formar equipos de trabajo exitosos

Leyendo la Revista Harvard Business Review, me encontré con un articulo donde hablan de los factores del éxito de un equipo, según el articulo esta conclusión llego luego de examinar la dinámica de los equipos y el clima de firmas desde Royal Bank hasta Nokia, identificando los siguientes 8 factores de éxito, los cuáles me pareció oportuno compartírselos ya que si hay algo que se dificulta no solo en las empresas, sino en todos los niveles que vamos pasando en el transcurso de nuestra vida profesional y ¿ porque no?, a veces incluso la personal, es la de trabajar en equipos.

Los factores que se identificaron son:

1. Fomentar las buenas relaciones entre el personal.

2. Crear modelos de colaboración entre los ejecutivos.

3. Establecer una cultura en la que los gerentes apoyen constantemente a los empleados.

4. Entrenar a los miembros de equipo en destrezas comunicaciones y de resolución de conflictos.

5. Fomentar un sentimiento de equipo mediante actividades grupales.

6. Los líderes deben estar orientados a tareas importantes, como fomentar las relaciones entre el equipo.

7. Integrar equipos de trabajo donde la gente se conozca, fomentando la confianza.

8. Entregar papeles claros y ambiguos, es decir tareas individuales bien definidas pero que permitan diversos enfoques

En los equipos que han pasado de 20 miembros a 100 o más, los métodos que antes funcionaban ya no sirven, pues se crea una nueva complejidad que requiere que las compañías incrementen su capacidad para colaborar. Esto es posible mediante una inversión a largo plazo y la aplicación de reglas claras a la hora de formar equipos.