¿Curriculums que mienten?

Todos sabemos que actualmente en nuestro país es un poco complicado encontrar trabajo, sobre todo si no se cuenta con las competencias y conocimientos que cada puesto requiere y que cada día son más altas.

En México, alrededor de 2.5 millones de personas están desempleadas y más de 3.7 millones se subemplean, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). En México, una encuesta del portal laboral Trabajando.com entre 2,700 personas, encontró que el 48% reconoce haber mentido en su currículo en algún momento. Un 22% mintió en el manejo de idiomas, otro 16% en lugares donde nunca trabajó, y el 7% en cuestión de cursos. Otro 7% se atrevió a agregar una carrera que jamás estudió.

 

¿Quién miente más?

Según el informe de TalentWise, dice que los jóvenes son más propensos a tomar riesgos y tratan de compensar la falta de conocimientos  experiencia en el mercado laboral dándole una “maquillada” a su Curriculum. En cambio un profesionista adulto (40-50 años), “maquilla” su Curriculum en paquetería y software, además de que ellos no saben redactar un Curriculum que sea breve y atractivo ya que al estar varios años en una empresa no tenían esa necesidad.

¿Cuáles son las mayores mentiras en un Curriculum?

1.Permanencia en las empresas. Suelen alterar este dato inflándolo, cuando son personas normalmente inestables y que no duran más allá de 6 meses en cada empresa.

 2. Diplomas. Falsean títulos que no poseen, o solo son egresados de una carrera.

3. Competencias. Dicen contar con experiencia en funciones que realmente no tienen.

4. Idiomas. Señalan hablar 20%, escribir 35% y leer un 50% en inglés, pero apenas superan un “hello, how are you?”.

5. Experiencia “marketeada”. Usar términos técnicos como experiencia, generando siglas que no existen pero impresionan una barbaridad. Por ejemplo, experto en bases NH25.

6. Estado Civil. Dicen estar solteros o solteras, pero luego se sabe que están en medio una separación, o tienen dos frentes y con pensión en trámite para los hijos.

8. Empleo actual. No muestran claramente que están sin empleo. Para tal efecto dicen “desde 1999 hasta la actualidad”, pero fueron despedidos hace meses.

9. Logros. Es muy común ahora que un profesional muestre logros, pero en algunos casos exagerando realizaciones y cifras, o adjudicándose todos los méritos. Por ejemplo: “Desarrollé e implementé nuevo plan de atención al cliente, mejorando los índices de satisfacción en un 35%”, siendo que un trabajo donde más gente intervino o que incluso lo realizo todo y se adjudica ese logro.

10. Edad. En algunos casos se entregan antecedentes con edades falsas, sobre todo para quienes cumplen los 40 años.

11. Foto. Cuando se solicita que se incorpore al currículo una foto, suele incluirse alguna donde el postulante se ve más joven de lo que es.

12. Referencias. Suelen incluir el nombre de algunas personalidades con rimbombantes nombres, imposibles de ubicar por cualquier medio, pero que, de lograrlo, ya están debidamente adoctrinados de lo que deben decir.

 

¿Y qué pasa si logran entrar a la empresa?

 Siempre suelo decir que un título, un diploma, un certificado, no vale nada, si no eres capaz de sustentar los conocimientos que este ampara, y cada día estoy más convencida de que es 100% aplicable en las empresas.

Normalmente los reclutadores cuentan con varias herramientas para detectar a los mentirosos, herramientas algunas tan simples como preguntar de diversas formas y momentos una misma situación, con la idea de que el postulante caiga en su propia mentira contradiciéndose, o si hablamos de idiomas, pueden solicitarle que la entrevista sea en alguno de los idiomas que puso en su solicitud, o si es en alguna herramienta de software, alguna prueba en ese momento, herramientas hay muchas, cual usen los reclutadores dependerá del puesto que se requiera.

 Cuando un postulante miente y logra convencer al reclutador, si bien obtiene el empleo, será solo de forma temporal, ya que al no poder sustentar los conocimientos y  habilidades que se dijeron tener, suelen normalmente comenzara sentirse frustrados, el equipo con el que les toque trabajar comenzara a quejarse de que la persona es totalmente improductiva  muchas veces incluso hasta conflictiva. La empresa pierde tiempo y dinero, ya que seguramente este individuo paso por un proceso de inducción, y por lo menos de dos a tres meses laborando, antes de tomar la decisión de despedirlo

 Cuando solicitemos un puesto seamos sinceros con nuestros conocimientos y capacidades, recordemos que si nos caen en una mentira, nuestra carrera profesional puede venirse abajo, ya que muchas empresas son solidarias entre ellas y boletinan a la gente, evitando así que otra empresa pierda tiempo entrevistando a un “mentiroso”.  Si no tienes el conocimiento pero si las ganas, solo admítelo, muchas empresas valoran más de lo que crees la honestidad, y prefieren invertir en capacitarte porque saben que no mientes a dejarte ir, hemos dejado a un lado los valores, pero las empresas los están retomando y la honestidad es una de ellas, así que en ella tienes un buen punto de partida para solicitar un trabajo.

Hasta la próxima!

Sigueme en Twitter: @Mit_Rangel

Anuncios

Traza tu futuro como independiente – Emprendedores – CNNExpansion.com

Traza tu futuro como independiente – Emprendedores – CNNExpansion.com.

Traza tu futuro como independiente

Para determinar cuánto vas a cobrar por tu trabajo, sondea cómo están los sueldos en el sector; un profesional independiente depende mucho de lo que digan los otros, así que deja una buena imagen.

La ilustradora ha participado en diversas publicaciones infantiles. (Foto: Cortesia-MZ)La ilustradora ha participado en diversas publicaciones infantiles. (Foto: Cortesia-MZ)
Un página de Internet que contenga tu trabajo es una forma rápida de darte a conocer. (Foto: Cortesia MZ)Un página de Internet que contenga tu trabajo es una forma rápida de darte a conocer. (Foto: Cortesia MZ)
Las comadres, muñecas de trapo creadas por la artista. (Foto: Cortesia MZ)Las comadres, muñecas de trapo creadas por la artista. (Foto: Cortesia MZ)
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión.com) — Mientras está sentada frente a un gran lienzo combinando colores para crear un paisaje, recibe una llamada de la editorial que solicita una vez más su trabajo como ilustradora de cuentos infantiles.La diseñadora gráfica de profesión, deja de lado su pincel y toma una pluma para anotar la fecha y hora de la próxima reunión en la que le darán los detalles del trabajo que realizará y el monto que le pagarán.

“Tú decides si te conviene o no te conviene dependiendo del trabajo que te va llevar hacer lo que te piden o del tiempo que tengas para desarrollarlo”, relató la especialista en Gráfica de la Academia de Bellas Artes de Cracovia, Polonia, Mariana Zúñiga Torres.

Aunque el camino para hacer de tú nombre una marca independiente es una tarea difícil, la recomendación para aquellos que estén considerando esta forma de trabajo es que inviertan en la creación de una página web y aprovechen las exposiciones de las redes sociales y de los blog´s, señaló la consultora y asesora del Instituto de Desarrollo Directivo Empresarial, Mitzi Rangel Hernández.

“Muchas de las personas a las que les diste tu asesoría o que trabajaste por proyecto, pueden en una página o en unblog dejar sus comentarios, y esto te dará mayor credibilidad frente a nuevos clientes y así cada vez más personas te podrán referenciar”, precisó Rangel Hernández.

Valorar tu trabajo correctamente se vuelve indispensable para asegurar tu ingreso mensual considerando que en México el porcentaje de trabajadores independientesasciende a 23.1% contra el 94.87%  de la población económicamente activa que está ocupada, según los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) a mayo de 2010, .

En este punto, lo mejor que puedes hacer comoemprendedor independiente es darle un valor agregado a tu cliente, lo cual significa que investigues  las necesidades de la empresa a la cual le estás ofreciendo tus servicios para que le puedas aportar algo  en el momento que vayan a contratarte, indicó la asesora empresarial.

Para determinar cuánto vale tu trabajo, Zúñiga, añadió que hay que considerar 3 aspectos fundamentales, tales como:

1. Haz un sondeo preliminar de cuánto están pagando a tus colegas por el mismo trabajo.

2. Evalúa tus propias capacidades antes de determinarcuánto cuesta tu trabajo, pues a los más especializados les pagan más.

3. Determina el tiempo que te vas a tardar haciendo el proyecto que te encargaron y el nivel de complejidad del mismo.

Para que hagas un cálculo más certero de cómo valorar la tarea que desempeñas, existe una herramienta en línea,freelanceswitch.com, que cuenta con una calculadora, en la cual ingresas datos como monto que gastas en renta de oficina, si en tu caso lo requieres, total que destinas en transporte y costo de tu seguro médico, materiales que requieres, dinero que quisieras ahorrar, entre otras cosas.

Una vez ingresas los datos, la calculadora virtual hace las cuentas y te da un valor (basado en todos los montos que detallaste anteriormente),  aproximado de cuánto podrías cobrar por tu trabajo.

Si ya tienes claro por cuánto estás dispuesto a realizar una tarea en particular, la ilustradora, sugirió que para que sigas obteniendo éxito debes ser cumplido con los tiempos de entrega, pues un trabajador independiente depende mucho de las referencias que hagan de tu trabajo.

Lo mejor que puedes hacer desde un principio, es determinar cuál será tu perfil profesional, es decir, en qué te vas a especializar para que no aceptes todos los trabajos que te caigan y de esta forma termines incumpliendo con los tiempos o haciendo las cosas de forma mediocre, dijo Mariana Zúñiga Torres.

“Por ejemplo yo hago cosas más tradicionales, y no me conviene meterme en un proyecto en el que voy a tener que invertir en un programa que no conozco y por esta razón me voy a tardar más mientras aprendo cómo funciona y hago la ilustración”, detalló la artista.

Recuerda que una vez ingresas a esta forma de trabajo, te convertirás en el vendedor de tú trabajo, por lo cual si no tienes muchas habilidades para autopromocionarte y salir a buscar clientes, la consultora del instituto, sugiere que inicies con un curso o diplomado que te ayude a desarrollarla.

Cómo recuperarse después de un fracaso

Hola estimados lectores, les comparto este artículo, que lei hace algunos momentos y que crei prudente compartir, el autor de este artículo es Oscar Labra.

En un sistema comercial como el actual, basado en la competitividad, es imposible que todos alcancen el éxito. Mientras un grupo de empresas ostenta de sus positivos resultados y goza los beneficios financieros que ello acarrea, otras sufren al no alcanzar sus objetivos y ver cómo se despilfarran los recursos invertidos. Es el cara y sello del mercado, pero hay esperanzas, ya que un elemento común entre los actuales líderes ha sido experimentar en carne propia el fracaso.

El ejemplo más conocido en la actualidad es el del CEO de Apple y creador de Pixar, Steve Jobs, quien en 2005, durante una ceremonia de graduación en la Universidad de Stanford, EEUU, realizó un discurso recordado y usado como inspiración por empresarios de todo el mundo.
 
“Woz y yo creamos Apple en la cochera de mis padres cuando tenía 20 años. Trabajamos mucho, y en diez años creció de ser solo nosotros dos a una compañía valorada en 2 mil millones de dólares y 4.000 empleados. Hacía justo un año que habíamos lanzado nuestra mejor creación -el Macintosh-, y hacía poco que había cumplido los 30 y me despidieron ¿Cómo te pueden echar de la empresa que tú has creado? Lo que había sido el centro de toda mi vida adulta se había ido, y fue devastador. Realmente no supe qué hacer durante algunos meses. Fue un fracaso muy notorio, e incluso pensé en huir de Silicon Valley”, relató en aquella ocasión el destacado empresario, tratando de explicar su decepción.
 
“Pero algo comenzó a abrirse paso en mí, aún amaba lo que hacía -continuó-. El resultado de los acontecimientos en Apple no había cambiado eso ni un ápice. Había sido rechazado, pero aún estaba enamorado. Así que decidí comenzar de nuevo. No lo vi así entonces, pero resultó ser que el que me echaran de Apple fue lo mejor que jamás me pudo haber pasado. Había cambiado el peso del éxito por la ligereza de ser de nuevo un principiante, menos seguro de las cosas. Me liberó para entrar en uno de los periodos más creativos de mi vida”, dijo Jobs, tratando de convencerse que no habría alcanzado el éxito que hoy tiene, si no hubiese sido por sus fracasos.
 
Lo anterior tiene quizás una explicación alentadora tras una frase que se ha hecho conocida entre los más grandes empresarios; y es que “un fracaso puede convertirse en un escalón hacia el éxito”. La pregunta surge de forma automática: ¿Cómo puede una persona transformar esa mala experiencia en un éxito? O bien ¿cómo recuperarse después de un fracaso profesional?
 
Recuperándose del fracaso
Según Héctor Ramírez, jefe de Recursos Humano de Lan -elegida en 2008 como la mejor aerolínea de Latinoamérica- el primer paso tiene relación con entender el contexto de su fracaso. “En el mercado actual, la oferta es tan amplia que nadie resulta indispensable. Uno tiene que tener claro que si no haces bien las cosas, no estás al 100% comprometido, o respondiendo al desempeño que se espera, siempre va a haber alguien, o un grupo de personas más, que sí pueden cumplir con esas funciones”.
 
Lo segundo es aceptar su error: “Es necesario mirar hacia adentro y decir ¿qué me pasó?, no cumplí, perfecto, pero ¿por qué no cumplí? Lo importante es saber asumir la culpa y sacar las conclusiones que te puedan llevar a aprender de ese fracaso. No buscando responsables de forma desesperada, o tratar de ser víctima, sino que al contrario, aprender de lo que pasó, hacer una retrospección y saber cuáles son las brechas que tienes’, aconseja Ramírez.
 
En resumidas cuentas -dice- eso es lo que llevará, no solo al éxito profesional, sino también en el resto de la vida, “porque vas a poder manejar tus falencias, ansiedades. En ese sentido, creo que sí es importante vivir experiencias negativas, pero siempre y cuando puedan superar y aceptar las culpas propias”.
 
La idea es verlo, no como un fracaso en sí, sino como un objetivo mayor a superar. Esto tiene relación directa con un error que se repite de forma frecuente entre la mayoría de las personas, porque el fracaso es una forma de entender que se necesita un cambio, por pequeño que sea. Contrario de lo que muchos piensan, “es la persona la que debe amoldarse a las empresas y no estas últimas las que deben amoldarse a los trabajadores”, asegura Ramírez.
 
Por ello, la recomendación que el profesional da a esas personas que no quieren cambiar su forma de trabajo, es buscar una organización donde se sientan completamente cómodos, “porque eso también va a llevar a tener un buen desempeño y no fracasar nuevamente”.
 
Steve Jobs supo concluir su discurso en la Universidad de Stanford con una frase que resume todo: “Estoy bastante seguro de que nada de esto habría ocurrido si no me hubieran echado de Apple. Creo que fue una medicina horrible, pero supongo que el paciente la necesitaba. A veces, la vida te da en la cabeza con un ladrillo”.

Alta Dirección: ¿Por qué los directores de empresa deben seguir preparándose?

 

En los negocios la necesidad de elegir se presenta todos los días, por eso una de las grandes cualidades de una persona es saber elegir.

 Alta dirección es tomar decisiones y ejecutarlas, tener capacidad de liderazgo, conocimientos, información y competitividad, marcar líneas estratégicas a seguir. Se distingue de otros niveles administrativos por la relevancia y alcance de las decisiones, la importancia, naturaleza y autoridad de donde emana: es hacer referencia a los directivos con cargo más alto en una organización, entiéndase el presidente, el gerente general y los directores, un miembro del consejo de una empresa, el propietario, administrador único o consejo de administración, el presidente de conglomerados o el responsable de instituciones de servicios o gobierno.

 En el organigrama de las empresas,  el cargo más alto es el C.E.O. (siglas del anglicismo Chief Executive Officer) que en los países de habla hispana se denomina Presidente e informalmente “el Número 1”.

El liderazgo es una necesidad en la organización humana, no es un título, sino una consecuencia de la aceptación de los demás de quién es su líder, el que tiene la función clave de ganar presencia, por eso las empresas necesitan líderes.

Los prerrequisitos para ser reconocido como líder son: valores, capacidad y carácter. Entre los valores aceptados se encuentran la responsabilidad, compromiso, lealtad, justicia, humildad, integridad y fortaleza -guardar una actitud contra la adversidad-. La capacidad es el conocimiento adquirido con educación y experiencia.

El último prerrequisito: el carácter, se modela con la seguridad de conocer de lo que se habla, con firmeza ante temas complicados y al resolver problemas y con energía.

 La Alta Dirección requiere de una perspectiva de las prioridades y retos que se pueden presentar sobre diversos temas clave para el desempeño de las empresas

El Diplomado de Alta Dirección de IDEDIE está especialmente diseñado para contribuir al mejoramiento de estas habilidades:

  • Análisis
  • Diagnóstico
  • Trabajo en Equipo
  • Visión Estratégica
  • Búsqueda de alternativas de solución con sentido empresarial 

Ya que la dirección de empresas es más un arte que una ciencia, lo invitamos a participar en nuestra Segunda Generación del Diplomado en Alta Dirección, que dará inicio el día 28 de Mayo de 2011.

 Si desea más informes puede comunicarse al (01594) 9 56 37 54, al e-mail contacto@idedie.com o visítenos en nuestra página www.idedie.com

Diplomado en Alta Dirección

La dirección de empresas es más un arte que una ciencia

Claves para formar equipos de trabajo exitosos

Leyendo la Revista Harvard Business Review, me encontré con un articulo donde hablan de los factores del éxito de un equipo, según el articulo esta conclusión llego luego de examinar la dinámica de los equipos y el clima de firmas desde Royal Bank hasta Nokia, identificando los siguientes 8 factores de éxito, los cuáles me pareció oportuno compartírselos ya que si hay algo que se dificulta no solo en las empresas, sino en todos los niveles que vamos pasando en el transcurso de nuestra vida profesional y ¿ porque no?, a veces incluso la personal, es la de trabajar en equipos.

Los factores que se identificaron son:

1. Fomentar las buenas relaciones entre el personal.

2. Crear modelos de colaboración entre los ejecutivos.

3. Establecer una cultura en la que los gerentes apoyen constantemente a los empleados.

4. Entrenar a los miembros de equipo en destrezas comunicaciones y de resolución de conflictos.

5. Fomentar un sentimiento de equipo mediante actividades grupales.

6. Los líderes deben estar orientados a tareas importantes, como fomentar las relaciones entre el equipo.

7. Integrar equipos de trabajo donde la gente se conozca, fomentando la confianza.

8. Entregar papeles claros y ambiguos, es decir tareas individuales bien definidas pero que permitan diversos enfoques

En los equipos que han pasado de 20 miembros a 100 o más, los métodos que antes funcionaban ya no sirven, pues se crea una nueva complejidad que requiere que las compañías incrementen su capacidad para colaborar. Esto es posible mediante una inversión a largo plazo y la aplicación de reglas claras a la hora de formar equipos.

Reunión Nacional de Comisiones de Vinculación Educación-Empresa

Hace algunos días tuve el agrado de recibir una invitación para asistir a la Segunda Reunión Nacional de Comisiones de Vinculación Educación-Empresa misma que privilegia los espacios de discusión y análisis entre las y los representantes de los sectores productivo y educativo de todo el país.

Esta Reunión tuvo como fin promover la inserción laboral de los recien egresados de instituciones de EMS y Superior, a través de la generación de esquemas innovadores analizando la problemática existente, proponiendo estrategias que incrementen su efectividad y fomentando la innovación tecnológica atendiendo las necesidades del sector productivo.

Dentro de las actividades que se realizarón estuvieron las mesas de trabajo divididas en tres grandes ejes: Empleabilidad, Pertinencia e Innovación, algunos paneles, conferencias y presentación de catalogos de competencias para la vinculación.

Ha sido gratificante ver que ya se comienzan a ver los primeros resultados en Estados como Monterrey, Jalisco, Coahuila, Guanajuato y Queretaro, sin embargo aun queda mucho trabajo por hacer, debemos entender que los programas educativos en México se estan quedando obsoletos, no son prácticos para las empresas, por los que estas se han visto en la imperiosa necesidad de crear en conjunto con algunas grandes universidades sus propios planes de estudios, ejemplo de ellos tenemos a Liverpool que cuenta ya con su propia universidad con autorización de la SEP, McDonald´s, Mabe y Peugeot, tambien tienen sus planes de estudio y siguen desarrollando en conjunto con algunas Universidades como UTEQ, Anahuác, ITESM, IPN entre otras.

Si bien es cierto que gracias a la dificil situación economica que pasa nuestro pais, muchos de los estudiantes que ingresan a nivel Superior, solo un minimo porcentaje puede concluir sus estudios, y de este porcentaje se reduce a un más al tratar de ser contratados en alguna empresa, ya que o se carece de experiencia laboral o pierden el empleo en los primeros meses por no tener el conocimiento requerido por las empresas, y ¿porque no tienen este conocimiento, si estan recien egresados? la respuesta es simple, porque los planes educativos se han quedado obsoletos y mucha universidades no se han preocupado por entender y atender las necesidades reales de las empresas y trasladarlas a sus planes de estudios.

Ojala entendamos que este no es solo un trabajo Universidad-Empresa, es tambien un trabajo personal, debemos prepararnos para cubrir y superar las expectativas de las empresas, tanto si se desea trabajar para una de ellas como si se piensa crear una propia.

Los resultados de esta Segunda Reunión Nacional serán palpables de forma paulatina, esperemos que en un futuro no muy lejano esta vinculación Educación-Empresa sea un paso natural y no solo una idea archivada en algún escritorio.