Alta Dirección: ¿Por qué los directores de empresa deben seguir preparándose?

En los negocios la necesidad de elegir se presenta todos los días, por eso una de las grandes cualidades de una persona es saber elegir.

 Alta Dirección es tomar decisiones y ejecutarlas, tener capacidad de liderazgo, conocimientos, información y competitividad, marcar líneas estratégicas a seguir. Se distingue de otros niveles administrativos por la relevancia y alcance de las decisiones, la importancia, naturaleza y autoridad de donde emana: es hacer referencia a los directivos con cargo más alto en una organización, entiéndase el presidente, el gerente general y los directores, un miembro del consejo de una empresa, el propietario, administrador único o consejo de administración, el presidente de conglomerados o el responsable de instituciones de servicios o gobierno.

 En el organigrama de las empresas,  el cargo más alto es el C.E.O. (siglas del anglicismo Chief Executive Officer) que en los países de habla hispana se denomina Presidente e informalmente “el Número 1″.

El liderazgo es una necesidad en la organización humana, no es un título, sino una consecuencia de la aceptación de los demás de quién es su líder, el que tiene la función clave de ganar presencia, por eso las empresas necesitan líderes.

Los prerrequisitos para ser reconocido como líder son: valores, capacidad y carácter. Entre los valores aceptados se encuentran la responsabilidad, compromiso, lealtad, justicia, humildad, integridad y fortaleza -guardar una actitud contra la adversidad-. La capacidad es el conocimiento adquirido con educación y experiencia.

El último prerrequisito: el carácter, se modela con la seguridad de conocer de lo que se habla, con firmeza ante temas complicados y al resolver problemas y con energía.

 La Alta Dirección requiere de una perspectiva de las prioridades y retos que se pueden presentar sobre diversos temas clave para el desempeño de las empresas

El Diplomado de Alta Dirección de IDEDIE está especialmente diseñado para contribuir al mejoramiento de estas habilidades:

  • Análisis
  • Diagnóstico
  • Trabajo en Equipo
  • Visión Estratégica
  • Búsqueda de alternativas de solución con sentido empresarial

Ya que la dirección de empresas es más un arte que una ciencia, lo invitamos a participar en nuestra nueva Generación del Diplomado en Alta Dirección, que dará inicio el día 06 de Octubre de 2012.

 Si desea más informes puede comunicarse al (594) 9 56 37 54, al e-mail contacto@idedie.com o visítenos en nuestra página www.idedie.com , en nuestras redes sociales www.facebook.com/idedie y Twitter: @IDEDIE

Anuncios

Motivación Empresarial

“Nuestra gloria más grande no consiste en no haberse caido nunca, sino en haberse levantado después de cada caída.”
(Confucio)

 

Motivación es una palabra clave para una empresa y un factor muy importante en la vida de toda la gente, es el motor que nos impulsa para no darnos por vencidos y lograr el éxito. Es la esencia y factor por excelencia para el éxito, la productividad, la competitividad, es tan importante como otras variables claves: la capacidad para innovar, el capital inversor, la estrategia y pueden llegar a ser un terreno baldío con unos recursos humanos en la empresa carentes de motivación, la cual es una de las inversiones más productivas para una empresa.

El capital más importante de la empresa son las personas. Son el elemento diferenciador entre distintas compañías y el factor clave para la obtención de buenos resultados. En efecto, de contar con un personal cualificado y eficaz, que ejecute debidamente su labor, depende conseguir o no los mejores frutos. Por eso, las empresas deben utilizar todos sus esfuerzos en conseguir el máximo de satisfacción, alegría y motivación en el trabajo, que asegure la óptima ejecución de las tareas

La Motivación Empresarial se basa en conceptos simples, pero en muchas ocasiones difíciles de implementar.  Todo comienza en la Alta Gerencia la cual incluye a los dueños o accionistas que dictan la pauta y dirección en que la empresa se desarrollará, las tendencias más modernas establecen unas políticas de gestión de recursos humanos más dinámicas y estimulantes dirigidas a los empleados.

Pero estas políticas más abiertas suelen suponer también un necesario cambio en la cultura empresarial de las organizaciones, que deben dotarse de una buena dirección de recursos humanos, unos criterios salariales justos, unos buenos sistemas de comunicación interna y una adecuada organización del trabajo donde la jerarquía sea más reducida, además, todas estas actuaciones tienen que ser conducidas por un líder. Los buenos líderes movilizan a las personas para su progreso porque saben que detrás está el progreso global de la compañía. Además, se interesan por las necesidades, inquietudes y demandas de los trabajadores, dotándoles de mayor autonomía y decisión, permitiéndoles desarrollar nuevas habilidades y otorgándoles puestos de trabajo que posibiliten una mayor contribución al desarrollo de la empresa.

El cambio en la cultura empresarial implica, por una parte, que los directivos expliquen el porqué de cada labor y no se limiten a dar órdenes y, por otra, que los trabajadores, al tener mayor libertad de acción y asumir responsabilidades estratégicas,.

Es ahí donde cobra importancia una buena política de gestión de recursos humanos (hoy llamado capital humano), que incluya:

  • Un plan de formación continua.
  • Reducción de la temporalidad de los contratos.
  • Rotación de Puestos, con la intención de fomentar nuevas ideas.
  • Asignación de retos a los trabajadores.
  • Salarios competitivos.
  • Profit Sharing (Participación Porcentual en las Ganancias).
  • Cultura de “Trabajo en Equipo” (Team Work).
  • Tiempo Personal.
  • Promociones.
  • Vacaciones.
  • Reuniones programadas.
  • Regalías, Bonos y premiaciones.
  • Entorno Laboral agradable.

Existen muchas otras estrategias de motivación:, comisiones, eventos, fiestas, etc. que ayudan a la empresa a ser exitosa y vanguardista, todo esto ayuda a que el trabajo adquiera una percepción más atractiva y que se sientan parte importante dentro de la organización, una plantilla motivada aporta numerosas ventajas a la marcha de la empresa: mayor paz social, reducción del riesgo de accidentes y mejora de la calidad de la producción. El reconocimiento de los éxitos conseguidos por la plantilla no supone apenas gastos para el empresario y, sin embargo, es una herramienta más poderosa que el dinero a la hora de aumentar la eficacia y el rendimiento de los empleados

 Por el contrario, la ausencia de motivación genera trabajadores que cumplen lo mínimo imprescindible y no aportan a la compañía lo mejor de sí mismos, lamentablemente todavía hay empresas que relegan las inquietudes y necesidades del trabajador a segundo plano, pero también afortunadamente cada vez son más las que son conscientes de la necesidad de contar con un personal satisfecho y motivado

Pero… ¿Qué sucede si eres un emprendedor o trabajas de forma independiente? No hay un área establecida que te apoye en esta área, por lo que es muy importante que poseas la capacidad de automotivarte, ya que tu proyecto personal, generalmente posee mucha presión ya sea familiar, económica, psicológica o social, pues tienes el compromiso de demostrar que tu proyecto puede ser exitoso, seguramente te has encontrado con muchos obstáculos o que incluso has pensado en dejar a un lado tu proyecto empresarial dicen por ahí que “Un emprendedor exitoso no es el que tiene éxito a la primera si no aquel que al caer tiene la fuerza suficiente para levantarse y lograr el éxito”, y no se puede  lograr esto si no se tiene mentalidad positiva y motivación suficiente.

 Una de las mejores maneras de automotivarte es ir a conferencias, leer algunos libros de motivación y o en lo personal te sugiero que leas libros o artículos donde se relate la historia de cómo comenzaron las grandes empresas y empresarios ya sean nacionales o internacionales, de esa forma te darás cuenta que todos sin excepción hemos tenido que sortear obstáculos, buenas y malos tiempos, pero la idea es jamás hacer a un lado nuestros sueños.

¡Hasta la próxima!

 

Alta Dirección: ¿Por qué los directores de empresa deben seguir preparándose?

 

En los negocios la necesidad de elegir se presenta todos los días, por eso una de las grandes cualidades de una persona es saber elegir.

 Alta dirección es tomar decisiones y ejecutarlas, tener capacidad de liderazgo, conocimientos, información y competitividad, marcar líneas estratégicas a seguir. Se distingue de otros niveles administrativos por la relevancia y alcance de las decisiones, la importancia, naturaleza y autoridad de donde emana: es hacer referencia a los directivos con cargo más alto en una organización, entiéndase el presidente, el gerente general y los directores, un miembro del consejo de una empresa, el propietario, administrador único o consejo de administración, el presidente de conglomerados o el responsable de instituciones de servicios o gobierno.

 En el organigrama de las empresas,  el cargo más alto es el C.E.O. (siglas del anglicismo Chief Executive Officer) que en los países de habla hispana se denomina Presidente e informalmente “el Número 1”.

El liderazgo es una necesidad en la organización humana, no es un título, sino una consecuencia de la aceptación de los demás de quién es su líder, el que tiene la función clave de ganar presencia, por eso las empresas necesitan líderes.

Los prerrequisitos para ser reconocido como líder son: valores, capacidad y carácter. Entre los valores aceptados se encuentran la responsabilidad, compromiso, lealtad, justicia, humildad, integridad y fortaleza -guardar una actitud contra la adversidad-. La capacidad es el conocimiento adquirido con educación y experiencia.

El último prerrequisito: el carácter, se modela con la seguridad de conocer de lo que se habla, con firmeza ante temas complicados y al resolver problemas y con energía.

 La Alta Dirección requiere de una perspectiva de las prioridades y retos que se pueden presentar sobre diversos temas clave para el desempeño de las empresas

El Diplomado de Alta Dirección de IDEDIE está especialmente diseñado para contribuir al mejoramiento de estas habilidades:

  • Análisis
  • Diagnóstico
  • Trabajo en Equipo
  • Visión Estratégica
  • Búsqueda de alternativas de solución con sentido empresarial 

Ya que la dirección de empresas es más un arte que una ciencia, lo invitamos a participar en nuestra Segunda Generación del Diplomado en Alta Dirección, que dará inicio el día 28 de Mayo de 2011.

 Si desea más informes puede comunicarse al (01594) 9 56 37 54, al e-mail contacto@idedie.com o visítenos en nuestra página www.idedie.com

Diplomado en Alta Dirección

La dirección de empresas es más un arte que una ciencia

ESTILOS DE GESTION

Cuando eres dueño de una empresa, director de área  o simplemente tienes gente a tu cargo es muy importante saber como liderar a cada persona, esto sobre todo depende de su nivel de desarrollo o compromiso con el trabajo.

Recuerda que cada persona es diferente y cada uno de tus empleados o gente a cargo requiere de ti, de formas diferentes, por ejemplo un empleado recién contratado, naturalmente te ocupara de más tiempo, ya que requiere de instrucciones cuidadosas y de orientación, muchas veces creemos que la gente ya sabe que hacer al 100% y la realidad es, que no es así, requieren de una orientación y más si no tuviste el cuidado de darles un curso de inducción, o simplemente tuvieron un cambio de área y no saben cual es la forma de trabajar de su nuevo equipo. Por lo que deberás observarlo con frecuencia en su forma de desplegar sus nuevas habilidades, darle sugerencias, feedback y guía.

Tal vez pienses que esto es innecesario, pero piensa que si lo dejas ir por su cuenta totalmente, seguramente cometerá muchos errores, que lo llevaran a no ser tal productivo y propositivo como debería ser, y finalmente esto redundara en pérdidas para tu equipo de trabajo o empresa.

En cambio una persona que ya tiene tiempo en la empresa y que ha demostrado su capacidad, no necesita ya de mucha orientación, basta con darle todo el espacio que requiere para seguir adelante y hacer mejor cada vez su desempeño, incluso podrías solicitarle que actuara como mentora del nuevo empleado.  A esta persona, si la controlas demasiado como si fuera alguien recién contratado, seguramente se frustrará y tal vez pueda sentirse molesta por la falta de confianza que se le esta teniendo.

Como ya pudiste darte cuenta cada persona, actúa, piensa y siente de manera diferente, dependiendo de los diversos grados y tipos de desarrollo profesional y compromiso que tenga, por lo tanto necesitas aplicar diferentes grados y tipos de dirección, coaching, apoyo y delegación.

A continuación te presento un cuadro que te permitirá darte una idea más amplia.

Nivel de Desarrollo/Compromiso Ejemplo Estilo de Gestión
Principiante Un miembro del equipo está recién comenzando su carrera, asumiendo un nuevo cargo o tarea. Dirigir

Monitorea a la persona más de cerca y entrégale instrucciones y requerimientos explícitos.

Desencantado Se siente incomodo o resentido por problemas en el equipo o mal ambiente laboral que se esta generando en la empresa Dar coaching

Identifica las preocupación es de la persona y trabaja junto con ella para superarlas.

Reticente No confía en comprometerse totalmente con la tarea a realizar ( o te dice que si pero no lo vez convencido) Apoyar

Alienta a la persona a identificar sus fortalezas y basarse en ellas para tomar más riesgos gradualmente.

Máximo desempeño Esta al máximo de su rendimiento Delegar

Dale mucho espacio a la persona y confíale responsabilidades y capacidad de tomar decisiones clave.

Deseo que te sea de utilidad, hasta la próxima!